• open panel

ALZA TUS OJOS

Apóstol Sergio Enríquez

 

estudio biblico alza tus ojosEn la Biblia podemos ver la vida de muchos siervos de Dios que dejaron su huella marcada, por todo lo que Dios permitió que vivieran y como consecuencia se convirtieron en hombres claves para nuestro tiempo. Claves porque viendo en qué forma se desarrollaron en el transcurso de su vida y qué fue lo que vivieron, podemos decir que de alguna forma, nosotros también estaremos atravesando por esa misma situación pero con propósitos debidamente definidos por Dios. Vemos por ejemplo a Jesús: a El le dijeron que era hijo de David, hijo de Abraham, también le dijeron que era hijo de María, hijo de José; pero cuando El dijo que era el Hijo de Dios, lo llevaron a la cruz y lo mataron.

Cuando nos encontramos en medio de personas que han sido beneficiadas por la misericordia de Dios y El ve que son vasos que se prestan para que El se manifieste haciendo milagros a otras personas; quizá en algunos casos, estos hombres de Dios les imponen manos a otros porque Dios se los ha dicho que lo hagan y podemos ver sanidades; pero todo es un ambiente cristiano. Sin embargo, cuando llegamos a compartir con alguien que no es cristiano y actuamos a favor de esa persona, no vemos ninguna negativa; pero cuando decimos que somos hijos de Dios, a veces nos menosprecian y en ese momento es cuando debemos comprender que es tiempo de morir a nosotros mismos y que sea Dios solamente el que sobresalga con los frutos del espíritu como lo muestra Gálatas 5:22-23. Pero el punto de este tema es ver que clases de hijos podemos ser y para tener una base o un principio; necesitamos ver qué Abraham tiene varias clases de hijos y a todos los bendice Dios; ciertamente de diferente forma, pero al final, alcanzan la bendición de Dios.

Jesús estaba enseñando en una de las sinagogas un día de reposo,  y había allí una mujer que durante dieciocho años había tenido una enfermedad causada por un espíritu; estaba encorvada, y de ninguna manera se podía enderezar. Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, has quedado libre de tu enfermedad. Y puso las manos sobre ella, y al instante se enderezó y glorificaba a Dios. Pero el oficial de la sinagoga, indignado porque Jesús había sanado en día de reposo, reaccionó diciendo a la multitud: Hay seis días en los cuales se debe trabajar; venid, pues, en esos días y sed sanados, y no en día de reposo. Entonces el Señor le respondió, y dijo: Hipócritas, ¿no desata cada uno de vosotros su buey o su asno del pesebre en día de reposo y lo lleva a beber? Y ésta, que es hija de Abraham, a la que Satanás ha tenido atada durante dieciocho largos años, ¿no debía ser libertada de esta ligadura en día de reposo? Y al decir El esto, todos sus adversarios se avergonzaban, pero toda la multitud se regocijaba por todas las cosas gloriosas hechas por El.

Lucas 13:10-17

Podemos empezar diciendo entonces que Abraham tiene varias clases de hijos: los ismaelitas (Génesis 28:14 refiriéndose al polvo) a quienes Dios bendice; pero también están los israelitas (Génesis 22:17 refiriéndose a la arena)  quienes alcanzan una bendición un poco mayor; y por último estamos nosotros (Génesis 22:17 refiriéndose a las estrellas) que también somos llamados hijos de Abraham; y a cada grupo Dios bendice de diferente manera, pero lo que es notorio, es la bendición que Dios envía a cada uno de esos grupos.

La cita de Lucas 13:10-17 nos describe a una mujer que había estado enferma por 18 años, por una enfermedad que la tenía encorvada y viendo hacia abajo en todo momento, viendo lo terrenal y como consecuencia, atrapada en los problemas de este mundo, ella no podía levantar su mirada. Es mujer no tenía es enfermedad solamente por que si; podemos decir que ella tenía la influencia del 666 (6+6+6 = 18). Pero todo esto esto no es para señalarla y decir cuales pecados podía tener y que como consecuencia había estado encorvada 18; el punto central en este momento es que ella era hija de Abraham y si era descendencia de Abraham, podríamos decir que él también anduvo viendo para abajo en algún momento de su vida; viendo los problemas de este mundo; hasta que Dios le levanta su mirada como vemos cuando Jesús le impuso sus manos. En ese momento ella se enderezó y pudo alzar su mirada y ver la luz de Jesús.

De esa misma manera, nosotros un día fuimos alcanzados por la misericordia de Dios y toda aquella carga de pecados que no nos dejaban enderezarnos para ver la luz de Jesús, fue quitada porque el Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo, vino para a destruir las obras del diablo (1 Juan 3:8), para romper toda atadura que nos tenía aprisionados. Es impresionante y aún más que eso, no tenemos palabra para describir nuestro sentir respecto a lo que Jesús hizo por ellos y por nosotros. Pero además de lo impresionante que ya describimos; debemos hacer notar que Jesús rompía con cadenas y liberaba a las personas de sus cárceles; pero lo hacia anunciando las buenas nuevas del reino de Dios (Lucas 8:1), no lo hacia golpeando a los romanos y menos aún, organizando motines; todo lo que Jesús hacia era proclamar las buenas nuevas del reino de Dios y cuando se acercaba el diablo les desía a sus discípulos que se fueran de aquel lugar porque el príncipe de este mundo no tenía nada con Jesús. A veces es necesario que nos enfrentemos al diablo y decirle que él no tiene nada con nosotros como lo dijo Jesús. Debemos decirle al diablo con la autoridad que Dios nos ha delegado; que nosotros somos libres, que salga fuera de nuestra vida porque a libertad nos ha llamado el Señor Jesucristo (Gálatas 5:13).

Entonces podemos notar que en determinado momento, Abraham miraba solamente para abajo; y vemos en la Biblia que en 5 oportunidades Dios le dice que levante su vista y en cada una de esas veces, Abraham ve manifestado cada uno de los 5 ministerios, porque los 5 ministerios que Dios dejó en la tierra, tienen varias funciones, pero una de ellas, la cual vamos a señalar en este estudio, es que sirven para que las personas levanten su mirada y dejen de ver solamente las cosas del mundo porque lo material es pasajero pero las cosas celestiales son eternas. Una de las razones por las cuales el mundo de hoy día, vive sumido en su problemas, es porque tienen su mirada puesta en lo material y se ligan a lo material, poniéndole fe a lo que ven y eso podemos decir que es anti fe porque la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve; y ese es uno de los conceptos que los cinco misterios que Dios dejó, nos desean trasladar.

Vemos entonces, en la cita que habla de la mujer que había vivido encorvada por 18 años, que Jesús le pone su mano; y aunque parezca sencillo y lógico lo que vamos a describir, tuvo una trascendencia de efectos gigantescos porque la mano que Jesús le puso, tenía 5 dedos, lo que está tipificando los cinco ministerios (Apostólico, Profético, Evangelístico, Pastoral y Magistral – Efesios 4:11). Podemos decir entonces que de la misma forma como Dios le dice a Abraham que levante la vista en cinco oportunidades, tipificando los 5 ministerios, también se lo dice a la mujer encorvada que se enderece, manifestándole los 5 ministerios en el momento que le impuso Su mano.

En el tiempo que vivimos, hemos escuchado decir a muchas personas religiosas que los 5 ministerios no existen y que eso no es de la forma como la misma Biblia lo describe; como tratando de decir que la verdad que tiene escrita la Biblia no es cierta; siendo eso una contradicción para ellos mismos. De la misma forma como se opusieron los religiosos en aquél entonces, a que sanaran a la mujer encorvada, porque ellos pretendían tenerla siempre esclavizada, en este tiempo también existen religiosos que pretenden tener a las demás personas siempre esclavizadas bajo la ley y no les muestran toda la verdad que Dios tiene para Su pueblo.

MINISTERIO EVANGELISTICO

Y el SEÑOR dijo a Abram después que Lot se había separado de él: Alza ahora los ojos y mira desde el lugar donde estás hacia el norte, el sur, el oriente y el occidente, pues toda la tierra que ves te la daré a ti y a tu descendencia para siempre. Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; de manera que si alguien puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia podrá contarse. Levántate, recorre la tierra a lo largo y a lo ancho de ella, porque a ti te la daré. Entonces Abram mudó su tienda, y vino y habitó en el encinar de Mamre, que está en Hebrón, y edificó allí un altar al SEÑOR.

Génesis 13:14-18

La manifestación del ministerios evageíistico en este momento, lo vemos cuando Dios le habla a Abraham y le dice que vea toda la tierra y que todo eso le dará. Una de las características del ministerio evangelístico es recorrer toda la tierra lanzando la red para alcanzar  las personas y que lleguen a los pies de Cristo.

Viendo la aplicación de lo que Dios está tratando con Abraham, podemos notar que para poder levantar la vista, antes tuvo que dejar a Lot, como mostrando que debía dejar las cosas que le estaban estorbando en su alma y que le impedian caminar adecuadamente delante de Dios; porque una de las cosas que Dios le dijo a Abraham es que saliera de entre sus parientes, sin embargo Abraham se llevó a Lot y a Lot lo que le interesaba eran las cosas materiales y la forma de cómo estar bien y sintiendose bien él, no le importó irse a vivir a Sodoma y Gomorra.

Frecuentemente en nuestra vida, nos encontramos con personas que tiene un gran parecido a Lot en lo que a sus actitudes se refiere. Esas personas lo que buscan es desanimarnos y lo hacen insistentemente para que nuestro caminar no sea agradable delante de Dios. Otra de las cosas que podemos ver en la cita anterior es que Dios le muestra a Abraham que las promesas del cielo son eternas y más abundantes que las de la tierra, pero de todas formas le dará las dos. En este punto podemos decir que tambien se está manifestando el ministerio evangelistico porque es el evangelista quien ayuda a que las personas alcen sus ojos y vean las promesas que Dios les tiene preparadas; pero tambien les hace ver que deben salir del mundo, porque si bien es cierto que Dios puede sanar personas; por esa sanidad no alcanzaran la salvación. No podemos decir que podremos comprobar que en el infierno habrán personas que Dios sanó, pero por no haber aceptado a Cristo como su salvador, no se salvaron; sin embargo, no es necesario analizar mucho ese punto para notar que es definitivo que la sanidad no es la salvación. El unico que puede salvar a una persona de no irse al infierno, es nuestro Señor Jesucristo. El evangelista tiene el deber, hacer ver a las personas que posiblemente están en su última oportunidad, quizá moribundos, que si ellos aceptan a Cristo como su salvador, una vez que hayan cerrado sus ojos para partir de este mundo, ellos no morirán, sino que dormiran un tiempo y que al despertar estarán con Cristo.

MINISTERIO PROFETICO

Y Abram dijo: Oh Señor DIOS, ¿qué me darás, puesto que yo estoy sin hijos, y el heredero de mi casa es Eliezer de Damasco? Dijo además Abram: He aquí, no me has dado descendencia, y uno nacido en mi casa es mi heredero. Pero he aquí que la palabra del SEÑOR vino a él, diciendo: Tu heredero no será éste, sino uno que saldrá de tus entrañas, él será tu heredero. Lo llevó fuera, y le dijo: Ahora mira al cielo y cuenta las estrellas, si te es posible contarlas. Y le dijo: Así será tu descendencia.

Génesis 15:2-5

El ministerio profético está manifestado cuando habla de las estrellas; porque en ellas estaría viendo el cumplimiento de la promesa de Dios. Un ejemplo lo podemos tener cuando Balaam se refiera a la estrella que destruiría a descendencia de Moab (Números 24:17), podemos ver que él vio la estrella que descendería y que destruiría la descendencia enemiga.

La preocupación que tenía Abraham en su corazón, era que si él moría, no tendría hijos; lo que nos muestra que su preocupación era por tener su mirada en lo de abajo; pero Dios tuvo misericordia de él y sacándolo de la tienda le dijo que levantara la vista hacia el cielo y le mostró las estrellas y le dijo que así sería su descendencia, de tal manera que Abraham pudo ver entonces la promesa de Dios. Si alguien es hijo de Abraham debe levantar su mirada y ver de dónde viene su socorro y decir lo que está escrito: mi socorro viene de Jehová que hizo los cielos y la tierra como lo dice el Salmo 121.

 

MINISTERIO APOSTOLICO

 

Y el SEÑOR se le apareció en el encinar de Mamre, mientras él estaba sentado a la puerta de la tienda en el calor del día. Cuando alzó los ojos y miró, he aquí, tres hombres estaban parados frente a él; y al verlos corrió de la puerta de la tienda a recibirlos, y se postró en tierra, y dijo: Señor mío, si ahora he hallado gracia ante tus ojos, te ruego que no pases de largo junto a tu siervo. Que se traiga ahora un poco de agua y lavaos los pies, y reposad bajo el árbol; y yo traeré un pedazo de pan para que os alimentéis, y después sigaís adelante, puesto que habéis visitado a vuestro siervo. Y ellos dijeron: Haz así como has dicho.

 

Génesis 18:1-4

 

En la cita anterior podemos notar varios puntos importantes: el primero que deja ver la Biblia es que al acercarse Dios, Abraham levantó la vista y a quien mira es la trinidad; un solo Dios verdadero manifestado en 3 personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Luego de verlos se refiere a uno solo y le dice Señor mío; y a partir de ese momento se va el desanimo que tenía Abraham y empieza a tener un deseo incontenible de tener comunión con Dios. En esta parte se manifiesta el ministerio Apostólico conduciendo a los demás a que tengan una comunión constante con Dios y que esa comunión que los apóstoles experimentan, también lo hagan los demás. Es en esa comunión también cuando Dios le empieza a revelar Su palabra y doctrina a los Apóstoles para que puedan advertir a los demás.

MINISTERIO MAGISTRAL

Aconteció que después de estas cosas, Dios probó a Abraham, y le dijo: ¡Abraham! Y él respondió: Heme aquí. Y Dios dijo: Toma ahora a tu hijo, tu único, a quien amas, a Isaac, y ve a la tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.   Abraham se levantó muy de mañana, aparejó su asno y tomó con él a dos de sus mozos y a su hijo Isaac; y partió leña para el holocausto, y se levantó y fue al lugar que Dios le había dicho. Al tercer día alzó Abraham los ojos y vio el lugar de lejos.

 

Génesis 22:1-4

 

La explicación de dónde está manifestado el ministerio magistral se encuentra cuando vemos el contexto de la cita anterior, notamos que Abraham va subir un monte y la Biblia nos muestra que todo aquel que diga llamarse discípulo del Señor Jesucristo debe tomar su cruz; pero no la de Cristo porque esa cruz nadie la podría llevar; sino que, la cruz a la que se refiere es la que cada quien debe tomar y seguir el camino viendolo a El (Marcos 8:34). Otro punto que no debemos dejar de mencionar aquí es que la enseñanza de la Palabra de Dios nos conducirá al señorío de Cristo.

MINISTERIO PASTORAL

Entonces Abraham alzó los ojos y miró, y he aquí, vio un carnero detrás de él trabado por los cuernos en un matorral; y Abraham fue, tomó el carnero y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo.

 

Génesis 22:13

El ministerio de Pastor lo vemos manifestado en la cita anterior porque la función de un Pastor es restacar a las ovejas, que tipifican las personas; y no dejarlas morir  atrapadas entre los matorrales del mundo. Las rescata pero no las deja que vivan como ellas quieran, sino que, las conduce a morir al altar de Dios, donde todos debemos entregarlo todo; debemos morir a nuestros deseos y pedirle a Dios que nos muestra cuales son sus deseos, antes de escuchar sus ordenes.

Los 5 ministerios los dejó Dios en la tierra para que hicieran una función completa. Si vemos qué trabajo le cuesta a una persona que por alguna razón ha perdido un dedo de su mano, poderse desarrollar adecuadamente; de igual forma podemos decir que, el trabajo de los ministros de Dios es en equipo de 5 ministerios. No son solamente Pastores, y tampoco son solamente Apóstoles y Profetas o solamente Evangelistas y menos aun decir que los Maestros tienen toda la razón; porque el único que puede tener toda la razón es Dios y por eso dejó los 5 ministerios para poder conducir a Su pueblo de la mejor forma y llevando una dieta espiritual debidamente balanceada.

 

Sergio G. Enriquez O.
Apóstol

 

Leave a Comment


siete + = 16

© 2013 Ministerios Ebenezer, Xochimilco, Distrito Federal